Y te llamaron Ángel González

Angel-Gonzalez

Hoy no tuve mar. Ni brisa.
Así que busqué tu Aire liviano.
Me apetecía respirar Poesía
en esta sobremesa pausada de domingo.

Inconscientemente, busqué tus palabras
enredadas en versos de luz y magia;
como tu nombre: Ángel González.

Mi querido poeta, maestro de sabias letras
esta tarde te encontré dispuesto de nuevo
a calmar mis ansias de versos, de pureza…

Y contigo, ha llegado la brisa,
y ha enredado mi pelo
y junto a mi se ha quedado, esta tarde
pausada de domingo, un instante de tu Aire,
la Mar.

Mj Sierra, @ Navegando Azules de Poetas
2 de Junio, 2013; 17:31 p.m.

 

Bosque

Cruzas por el crepúsculo. 
El aire 
tienes que separarlo casi con las manos 
de tan denso, de tan impenetrable. 
Andas. No dejan huellas 
tus pies. Cientos de árboles 
contienen el aliento sobre tu 
cabeza. Un pájaro no sabe 
que estás allí, y lanza su silbido 
largo al otro lado del paisaje. 
El mundo cambia de color: es como el eco 
del mundo. Eco distante 
que tú estremeces, traspasando 
las últimas fronteras de la tarde.

Àngel González, poeta

La imagen la encontré en hoyesarte.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *